Que es una adicción

Una adicción es una enfermedad y un síntoma. Cuando alguien la desarrolla, constituye por sí misma una patología con consecuencias físicas y psicológicas, pero también desvela la existencia de un problema subyacente: una carencia.

Es esa carencia la que el individuo ha intentado colmar recurriendo a una sustancia o a un comportamiento que han terminado en una acción compulsiva que el individuo no puede controlar.

El tratamiento de adicciones en el centro CREIAD tiene en cuenta esta dinámica, por eso va más allá de la desintoxicación y la deshabituación para tratar la raíz del problema. Para ello, recurrimos a la combinación de psiquiatría, psicología y terapia vivencial así como a un amplio abanico de actividades y talleres.

Además, trabajamos desde la base de que cada paciente es diferente y sólo mediante una respuesta adaptada a sus necesidades se puede lograr una rehabilitación consolidada y definitiva.

Que tipo de adicciones existen

Adicciones a las drogas

Las sustancias que provocan adicción son, entre ellas, el alcohol, las anfetaminas, las benzodiazepinas, el cannabis, la cocaína, la nicotina (el tabaco), los opiáceos (la heroína), y otras drogas emergentes como hongos alucinógenos, éxtasis y derivados, triptaminas y ketamina.

Patología dual

La patología dual es cuando pueden coexistir una, o más adicciones con un trastorno mental. Además, con el abuso de sustancias es común encontrar trastornos cuales ansiedad, trastornos psicóticos y esquizofrenia

Como superar una adicción

El reconocimiento de la misma y la petición de ayuda externa son los dos primeros pasos fundamentales hacia la recuperación.

Hay que comunicar el problema en el entorno familiar, a amigos y a la vez recurrir a la asistencia de médicos y psicólogos expertos en adicciones. La guía de parte de un profesional no implica debilidad, sino un profundo autoconocimiento cuyo resultado será una vida sana, llena y equilibrada.

En el centro CREIAD el programa de rehabilitación empieza siempre con una evaluación pormenorizada e individual del paciente. De este modo podemos desarrollar una estrategia individual que permita adaptar el tratamiento a las circunstancias particulares de cada adicción. Las formas de recuperación para cada paciente adicto son distintas según cada caso, el programa terapéutico se basa en tres fases: Desintoxicación, Deshabituación y Reinserción.

Fase de Desintoxicación

Hay que comenzar el tratamiento de adicción a las drogas de forma contundente y abortando el consumo inmediato. Los síntomas de dependencia al alcohol o a las drogas aparecerán pocas horas después.

En este caso es importante que un médico especialista en drogadicciones como los del centro CREIAD apoye terapéuticamente al paciente con un abordaje multidisciplinar en el diagnóstico inicial y con soporte de fármacos a conveniencia de los síntomas.

En esta fase se tratan los síntomas que experimenta el paciente por la suspensión total de la sustancia de la que se abusaba. Por consiguiente se solucionarán los problemas de insomnio, de ansiedad y de inestabilidad en los niveles de energía.

Fase de Deshabituación

La siguiente fase terapéutica tras superar el sindrome de abstinencia, es la fase de deshabituación. Según los psicólogos especialistas en adicciones del centro CREIAD, debe enfocarse en los efectos dañinos sobre la propia salud física, psicológica y espiritual, focalizando el problema que le llevó al consumo.

Tenemos tratamientos individuales y terapias grupales, ya que la participación en diferentes grupos va a ser de gran ayuda para el paciente. La recuperación no se solventa sólo con eliminar la droga del organismo sino con el desarrollo de conexiones humanas de valor.

Fase de Reinserción

Durante la última fase del tratamiento, incluimos las cuestiones psicológicas que llevaron al paciente a la adicción. En este momento es importante analizar el entorno de la persona y su familia.

Tras superar la desintoxicación y rehabilitación de drogas, se tratan los problemas que al paciente le generan ansiedad, depresión o estrés crónico asociado al consumo.

En esta fase se trabaja la superación del miedo al cambio de hábito y de estilo de vida con el aprendizaje multidisciplinar de cómo tener mejores relaciones interpersonales.

En el centro CREIAD el programa de rehabilitación empieza siempre con una evaluación pormenorizada e individual del paciente. Así podemos desarrollar una estrategia individual adaptado a sus circunstancias particulares.

En que consiste el tratamiento de adicciones


En el centro CREIAD contamos con un amplio abanico de técnicas focalizadas hacia la rehabilitación:

• Ingreso en entorno tranquilo y natural
• Sesiones individuales con psiquiatras y psicólogos
• Asistencia de terapistas vivenciales
• Terapia familiar
• Seguimiento después de la salida del centro

Cuanto dura el tratamiento

El tratamiento de adicciones no tiene una duración determinada, ya que va en función del caso y de las exigencias de cada paciente. Sin embargo, el objetivo de todo tratamiento es de lograr una recuperación con un tratamiento breve y eficaz.

Tratamiento de adicciones: ¿cómo funciona?

El tratamiento de adicciones a las drogas es realmente eficaz cuando se aplica una perspectiva integral y global. El programa terapéutico se basa en tres fases: Desintoxicación, Deshabituación y Reinserción.

Para lograr una recuperación cuando se padece adicción, es importante resolver algunos problemas centrales que supone ser adicto, y que toda persona que realiza un tratamiento para la adicción debe realizar:

Hay que comenzar el tratamiento de adicción a las drogas de forma contundente y abortando el consumo inmediato. Los síntomas de dependencia al alcohol o a las drogas aparecerán pocas horas después y lo ideal es que un profesionales capacitados en adicción como los de CREIAD apoye terapéuticamente al paciente con un abordaje multidisciplinar en el diagnóstico inicial y con soporte de fármacos a conveniencia de los síntomas.

En esta fase se tratan los síntomas que experimenta el paciente por la suspensión total de la sustancia que se abusaba sobre el sistema nervioso y el organismo. Por consiguiente se solucionarán los problemas de insomnio, de ansiedad y la inestabilidad en los niveles de energía. Esta fase se conoce como fase de desintoxicación.

La siguiente fase terapéutica tras superar el síndrome de abstinencia, es la fase de deshabituación. La cual se enfoca en los efectos dañinos sobre la propia salud física, psicológica y espiritualmente, focalizando el problema que le llevó al consumo.

Para eso en CREIAD trabajamos con tratamientos individuales y grupales, pues la participación en diferentes grupos va a ser de gran ayuda. La recuperación no se solventa sólo con eliminar la droga del organismo sino con el desarrollo de conexiones humanas de valor y el significado de estas.

En tercer y último lugar, identificamos la fase de reinserción. Durante la última fase del tratamiento para adictos, incluimos las cuestiones psicológicas y del funcionamiento del ámbito más cercano al paciente y muy importante, la familia.

Tras superar la desintoxicación y rehabilitación de drogas, se tratan los problemas que al paciente le generan ansiedad, depresión o el estrés crónico asociado al consumo. La superación del temor al cambio de hábitos y de estilo de vida con el aprendizaje multidisciplinar de cómo tener mejores relaciones interpersonales.

Tratamiento de rehabilitación de drogas individualizado


A pesar de a esta explicación esquemática para ejemplificar los pasos básicos del modelo terapéutico que realizamos en CREIAD, en nuestro centro creemos que la calidad del tratamiento debe apoyarse también en la individualización del mismo.

El tratamiento para combatir las drogas es extraordinariamente complejo porque, por una parte, está influido por la enorme variedad de sustancias y comportamientos que pueden provocar la adicción. Tal y como señalábamos antes, la adicción es un problema por sí mismo, pero la dependencia de una sustancia concreta no deja de ser, al menos en parte, la extereorización de otro problema subyacente: la adicción en sí.

Por otra parte, la necesidad de realizar un tratamiento psicológico nos obliga a enfrentarnos a una casuística casi infinita; la de la amplísima variedad de los seres humanos. Cada individuo es diferente y cada paciente también lo es. No siempre dos pacientes han llegado a una misma dependencia a partir de las mismas motivaciones. No todos han llegado al mismo lugar buscando lo mismo y no todos han encontrado lo mismo. Distintos caminos, distintas preguntas, exigen distintas respuestas.

¿Qué es el trastorno limite de la personalidad?

Estamos ante un trastorno mental que define a quien muestra un prolongado comportamiento emocional muy inestable, con acciones impulsivas y relaciones problemáticas con los demás.

No se sabe cuál es el origen del trastorno límite de la personalidad, también conocido por TLP. Distintas hipótesis apuntan a factores genéticos, familiares y sociales.

Sí que se han establecido factores de riesgo, como pueden ser el abandono en la infancia o la adolescencia, un entorno familiar desestructurado y con déficits en la comunicación, o el haber sufrido abuso sexual, físico o emocional.

Y, aunque se diagnostica con más frecuencia el TLP en mujeres, no significa que los hombres no puedan sufrirlo

SINTOMAS DEL TRASTORNO LIMITE DE LA PERSONALIDAD

Algunos de los síntomas que suelen presentar las personas con trastorno límite de personalidad (TLP) es la inconsistencia de sus intereses y valores, valorarlo todo de manera radicalmente extrema, opiniones cambiantes sobre los demás lo que provoca relaciones poco objetivas, desmesuradas e inestables, miedo intenso al abandono, imposibilidad de aceptar la soledad, sentimientos frecuentes de vacío y falta de interés, sentimientos desmedidos de ira, compulsividad (incluyendo el consumo de sustancias o las relaciones sexuales), crisis repetitivas de angustia, actos de autolesión (incluyendo sobredosis).

Por ello, este trastorno puede presentar entre otros problemas de depresión, drogadicción, problemas laborales, familiares y sociales e intentos de suicidio y suicidio.

TRATAMIENTO CON PSICOTERAPIA

Para el tratamiento de este trastorno, se recomienda la psicoterapia individual.

Con la psicoterapia a largo plazo, la persona afectada de trastorno límite de personalidad puede ir mejorando gradualmente.

También puede administrarse medicación, que, a veces puede mejorar los altibajos en el estado de ánimo y afrontar la depresión u otros síntomas que acompañan a este trastorno.

Las perspectivas del tratamiento están condicionadas con la gravedad del trastorno y de la aceptación de ayuda por parte del paciente.